Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Escrito por el Abr 30, 2014 en Prensa

DIA DEL TRABAJADOR

DIA DEL TRABAJADOR

         

LA LUCHA POR LAS TRES OCHO
En Europa, EEUU y América Latina, el capitalismo sometía a los trabajadores a jornadas de 14 a 16 hs de trabajo, con bajos salarios y condiciones miserables de vida.
 
La Asociación Internacional de Trabajadores, proclamo que consideraba “La reducción de las horas de trabajo como el primer paso con vistas a la emancipación obrera. En principio el trabajo de 8 horas diarias debe considerarse suficiente”. La consigna fue “Ocho horas de trabajo, ocho horas de esparcimiento y estudio, ocho horas de descanso”.
 
En EEUU, se crearon las “Grandes Ligas de Ocho Horas”, y el 1º de mayo de 1886, fueron a la huelga más de 300.000 trabajadores. En Chicago, la represión disolvió violentamente el acto. El ametrallamiento dejo  38 muertos. Los dirigentes obreros fueron detenidos y condenados a muerte: ALBERT R PARSONS, ADOLPH FICHER, GEORGE ENGEL, HESSOIS AUGUSTE SPIES, MICHAEL SCWAB, LOUS LING, SAMUEL FIELDEN, OSCAR NEEBE. Los que murieron en la horca el 11 de noviembre de 1887 fueron los cuatro primeros.
 
En Paris, en un Congreso Obrero y Socialista, realizado el 14 de julio de 1889, con delegados de 20 países, de Europa, EEUU y por los obreros argentinos el maestro socialista, Alejo Peyret; fue donde se proclamó al 1º de Mayo como “Jornada Internacional de lucha de la clase obrera, para que los trabajadores intimiden a los poderes públicos a reducir legalmente a 8 horas la jornada de trabajo”.   
 
EL 1° DE MAYO DE 1890 EN ARGENTINA
 
En Argentina, el Club Verein Vorwarts, que agrupaba a los socialistas alemanes en Buenos Aires, fue el que decidió organizar la protesta. A la reunión concurrieron más de 20 organizaciones obreras                     
 
El Manifiesto del 1° de Mayo de 1890, de los trabajadores argentinos planteaba: Limitación de la jornada de trabajo a un máximo de ocho horas para los adultos; Prohibición del trabajo de los niños menores de catorce años y reducción de la jornada a seis horas para los jóvenes de ambos sexos de 14 a 18 años, Abolición del trabajo de noche, exceptuando ciertos ramos de industria cuya naturaleza exige funcionamiento no interrumpido; Prohibición del trabajo de la mujer en todos los ramos de industria que afecten con particularidad al organismo femenino, Abolición del trabajo de noche de la mujer y de los obreros menores de 18 años, Descanso no interrumpido de treinta y seis horas, por lo menos cada semana, para todos los trabajadores, Prohibición de cierto género de industrias y de ciertos sistemas de fabricaciones perjudiciales a la salud de los trabajadores, Supresión del trabajo a destajo y por subasta, Inspección minuciosa de talleres y fábricas por delegados remunerados por el Estado: elegidos, al menos la mitad, por los mismos trabajadores. 
 
Ese día se realizaron cuatro actos. El más numeroso se hizo en Buenos Aires, donde tres mil personas asistieron al Prado Español, mientras que en Rosario, la manifestación reunió a 1000 trabajadores, marchando desde la plaza López hasta la esquina de Entre Ríos y Urquiza. Una casualidad de la historia, haría que mucho años después, en una casa ubicada en esa esquina pasaría sus primeros meses de vida el legendario revolucionario: Ernesto CHE Guevara. Las otras dos ciudades donde hubo actos fueron Chivilcoy y Bahía Blanca.                                
 
VIGENCIA DEL 1° DE MAYO 
 
Desde 1890 hasta la actualidad nunca se dejo de conmemorar el 1º de Mayo, en nuestro país. Se lo hizo en las calles, plazas, sindicatos, cines, rutas, teatros, escuelas. En la clandestinidad o en forma festiva, violenta o pacifica, legal o ilegal, oficialmente o en la oposición. Con actos, marchas, obras de teatro, conferencias, festivales artísticos, misas con bendiciones de herramientas, tratando de superar récord de producción, competencias deportivas. Lo protagonizaron trabajadores anarquistas, socialistas, comunistas, peronistas,radicales, y militantes ca­tólicos
En su momento, la lucha por las 8 horas unifico a la clase obrera. Y los grandes protagonistas de esa historia estaban todos convencidos que había que poner fin a la explotación capitalista, pero hicieron de la lucha por las tres ocho, el eje de un programa común, el único punto de un programa común, en el que estaban de acuerdo todos.
Fuera del 1º de mayo, no existe una fecha simbólica y con­memorativa que adquiera tal dimen­sión a nivel mundial. Y cabe preguntarse ¿Por qué al 1º de Mayo se lo sigue evocando año tras año?.
Se lo hace por que expresa las injusticias de esta sociedad, donde se manifiestan los efectos del capitalismo: desempleo, miseria, marginalidad, donde queda al descubierto el choque del proletariado con la burguesía, del trabajo con el capital. Es el día de los explotados. Es un día de lucha.   
 
                                                                                        LEONIDAS NONI CERUTI  HISTORIADOR
 
DESEAMOS UN FELIZ DIA A TODOS LOS TRABAJADORES JUDICIALES, CON EL CONVENCIMIENTO QUE LOS DERECHOS SE CONQUISTAN CON LA LUCHA EN UNIDAD!